El percebe ya se reparte a domicilio

Una empresa gallega vende crustáceos de Cedeira a través de su web ofreciendo a clientes de toda España la posibilidad de que les lleven a casa el marisco en 24 horas.

 

La web www.dcedeira.com comercializa el marisco | M.C.

Antía Urgorri | 14-12-2008 (Fuente original)

Si triunfó el reparto a domicilio de pizzas, primero, de tortillas, luego, y hasta se inventó el telebotellón, ¿por qué no iban a tener éxito los pedidos de percebes?, se preguntó hace un año Agustín González Rivas, director general del grupo Digalco, distribuidor de productos y maquinaria informática. Sus propios clientes repartidos por toda España, asegura, fueron los que, a través de sus elogios al marisco gallego, dieron la idea a esta empresa, con sede en Bergondo, y una década de experiencia, de crear un servicio telemático de compra y reparto a domicilio del más preciado de los mariscos.

El percebe que vende Digalco es cedeirés, nacido, cogido y subastado en la propia localidad. De ahí la marca bajo la que se comercializa el producto, Dcedeira (www.dcedeira.com). Desde el centro que la empresa tiene al lado de la lonja salen kilos y kilos de crustáceos rumbo a todos los rincones de España. Enumera Agustín González: «País Vasco, Madrid, Barcelona, Mallorca, Sevilla... todas las ciudades de España». Son los gallegos, sin embargo, los que muestran menos interés por este tipo de servicio: «Es normal, aquí tenemos más fácil el acceso al marisco, en cambio, para la gente de otros puntos de España poder tener unos kilos de percebes es un lujo».

El perfil del que compra

Sea cual sea el destino, Dcedeira garantiza que en un plazo de 24 horas el pedido de marisco llegue a manos de sus compradores. En la mayoría de los casos se trata de familias que, en días de celebraciones especiales, se dan un capricho incluyendo en el menú unos kilos de percebes. Pero también se interesan por este servicio empresas que desean innovar con un regalo culinario peculiar o personas con un alto nivel adquisitivo que incluyen con frecuencia los crustáceos en su dieta diaria.

El reparto se realiza, comenta el director general, a través de operadoras que tienen un servicio de transporte dotado con cámaras de frío. A la caja con los percebes se acompaña un manual sobre cómo conservar el marisco -como mucho dos o tres días después de ser recepcionado- y, es más, cómo cocinarlo -con agua y sal-. «Tenemos muchos clientes de fuera, por lo que les aconsejamos en lo que podemos, incluso, en cuántos kilos tienen que comprar», dice Agustín González.

El precio ronda entre los 40 y los 45 euros el kilo. Aunque el coste de los crustáceos varía con frecuencia en la lonja, en función de muchas variables como la meteorología, la cantidad de producto que haya o la calidad del mismo, Dcedeira intenta siempre que el gasto no varíe en exceso. «Tratamos de posicionarnos en un precio. Nosotros lo compramos y repartimos directamente, no hay intermediarios, por lo que el coste es mucho menor que si vas a un supermercado o lo comes en un restaurante», indica. El montante final, incluido el traslado, queda en unos cien euros, apunta Agustín González. El coste del desplazamiento varía un poco en función de si el lugar de destino está dentro de la Península o en las islas.

La empresa gallega incluso brinda la posibilidad a sus clientes de que personalicen la caja de percebes, en caso de que se trate de un regalo, con una tarjeta. «Si se regalan otras cosas, ¿por qué no se va a hacer lo mismo con el marisco?», se pregunta el promotor de esta iniciativa tan curiosa.